PUBLICIDAD
Deportes

República Dominicana y México brillaron en una Universiada que China boicoteó

30 Aug 2017 | 0 Reacciones
República Dominicana y México brillaron en una Universiada que China boicoteó

La XXIX Universiada, disputada en la capital taiwanesa, Taipei, finalizó hoy con dominio japonés en el medallero de unas competiciones que China boicoteó encubiertamente, mientras México y República Dominicana se bañaron en oro y España, con sólo nueve deportistas en competición, estuvo casi ausente.

Japón, con 101 medallas (37 de oro), seguida de Corea del Sur (82 medallas, 30 oros) y la anfitriona Taiwán (90 medallas, 26 oros) encabezaron el podio final del medallero, donde China, que no envió representantes a deportes de equipo ni desfiló en la ceremonia inaugural, sólo consiguió nueve oros.

China celebra estos días sus Juegos Nacionales, una especie de Olimpiadas internas, lo que sirvió a la eterna rival de excusa para enviar una muy discreta delegación a Taipei 2017, aunque la verdadera razón de su desplante fue política, dado el conflicto político con Taiwán, que se remonta a 1949.

Los juegos universitarios, que se celebran cada dos años, fueron testigos de dos nuevos récords mundiales: uno en halterofilia, donde la taiwanesa Kuo Hsing-chun levantó 142 kilos en la modalidad de 58 kilos y dos tiempos, y otro en tiro con arco, ya que la surcoreana Choi Misun anotó 687 puntos de 720 posibles en los 70 metros.

Las delegaciones hispanoamericanas más destacadas fueron México, República Dominicana y Colombia, aunque Cuba y Argentina también lograron preseas.

Los atletas mexicanos completaron una de las mejores actuaciones de su historia en un evento multidisciplinar mundial, al conseguir seis oros, cinco platas y 11 bronces que situaron al país en el decimotercer puesto del medallero final.

Muchos de los oros fueron en clavados, donde el equipo, liderado especialmente por Arantxa Chávez, se hizo con cuatro victorias y un bronce, aunque también destacó el triunfo del fondista Jesús López en los 800 metros y el del golfista Raúl Pereda, así como los siete bronces de los taekwondistas mexicanos.

El bronce para la Tri en fútbol masculino fue la guinda para una delegación mexicana que también consiguió medallas en tiro con arco y halterofilia.

No menos excepcional fue la participación de República Dominicana, que con cuatro oros y dos platas logró una muy honrosa decimoctava posición en el medallero final.

Parte de la culpa la tuvieron los atletas y hermanos Santos (Luguelín y Juander), que consiguieron un oro individual cada uno -el primero en 400 metros y el segundo en 400 vallas- y además formaron parte del cuarteto que se impuso en la final del 4x400.

A esos tres oros sobre el tartán se sumo un cuarto en el gimnasio, donde Audrys Nin, ya conocido por sus éxitos en certámenes internacionales, logró la victoria en salto. Dos platas en halterofilia culminaron una participación histórica para el país caribeño.

Colombia también brilló en Taipei, aunque sólo en un deporte que no está incluido en el programa olímpico pero sí en el de los juegos universitarios, el patinaje, donde consiguió un oro, tres platas y siete bronces.

En otro sentido, también tuvo su repercusión el hecho de que la Federación Colombiana de Fútbol se aprestara a aclarar que el equipo femenino que compitió bajo la bandera nacional en esta competición, y que recibió más de 10 goles en contra por partido, no estaba federado ni representaba al país suramericano.

Cuba, con un oro y una plata (Rose Mary Almanza en 800 metros y Yoandys Lescay en 400 metros respectivamente) y Argentina, con una plata para Lucas Guzmán en la modalidad de taekwondo de menos de 63 kilos, cerraron la lista de éxitos hispanoamericanos de esta Universiada.

España, por recortes presupuestarios, sólo envió nueve deportistas (todos en taekwondo), lo que explicó su magra presencia en el medallero, con sólo una plata, la de Raúl Martínez García en menos de 80 kilos.

La "reina de los Juegos" fue la patinadora taiwanesa Yang Ho-Chen, que con cinco oros y un bronce fue el atleta más laureado, aunque también brilló la gimnasta rusa de rítmica Iuliia Bravikova, que casi monopolizó el evento y se hizo con cuatro oros -entre ellos el individual completo- y una plata en las cinco disciplinas de este deporte.

Con una perfecta organización y la ilusión de los taiwaneses, que por el aislamiento de China tienen siempre difícil acoger grandes eventos internacionales, concluyó esta atípica Universiada: la próxima será en la ciudad italiana de Napoles, en 2019.