PUBLICIDAD
Opinión

Más sobre la participación política en Dajabón

Quiero comenzar esta tercera entrega informando que un grupo de amigos nos encontramos constantemente y conversamos sobre el futuro de Dajabón y sus problemáticas en sentido general. De esas reuniones a algunos se nos ha puesto por decir a nuestra socieda

17 Aug 2009 | 0 Reacciones
Más sobre la participación política en Dajabón

Quiero comenzar esta tercera entrega informando que un grupo de amigos nos encontramos constantemente y conversamos sobre el futuro de Dajabón y sus problemáticas en sentido general. De esas reuniones a algunos se nos ha puesto por decir a nuestra sociedad dajabonera unas opiniones sin ánimo de dañar a nadie que pudiera sentirse aludido por los mismos.

La idea es expresar unos sentimientos en aras de educar y aportar un granito de arena para construir en la conciencia de todos y todas los(as) dajaboneros/as unos paradigmas diferentes en el ejercicio de la actividad política, sin temor al cambio que supone vivir en la sociedad actual.

Lo único que buscamos es colaborar y aportar con nuestras aseveraciones para que los ciudadanos avancemos por un verdadero desarrollo humano sostenible y nuestros hijos e hijas vean un horizonte más promisorio. Quien suscribe no aspira a ningún cargo electivo, por lo que no pretendo vender ninguna propuesta personal ni de grupo.

En estos momentos se ven muchos aprestos de una cantidad enorme de personas que han manifestado sus aspiraciones a un cargo electivo como senador(a), diputado(a), sindico(a) o regidor(a), pero no vislumbramos en la mayoría de estas personas un discurso integrador y motivador que encarne las aspiraciones de los electores.

Un buen representante de la Provincia en el Congreso Nacional debe contar con equipos de trabajos y equipos de análisis, de forma que las tareas de su función no sean nunca responsabilidad de una sola persona, y los grupos de análisis, para analizar la realidad en la que trabajará el (la) legislador (a) y su organización política.

Cuando se trabaja en equipo se logra una gestión participativa. ¿Cómo un legislador puede dar respuesta a la problemática de salud, educación, empleo, vivienda, medio ambiente, seguridad ciudadana, programas sociales, etc. sin un equipo de trabajo que lo sustente? Debe tener un grupo formado multi e interdisciplinario con una identidad de su proyecto. Un equipo que realizará un diagnóstico o análisis de la realidad a la que se intenta dar respuesta.

Me pregunto si los pre candidatos de todos los partidos políticos que aspiran a legislar para el país y para la Provincia de Dajabón, tienen ese componente que acabamos de describir. Los que han estudiado las ciencias políticas sostienen que los políticos y los gobiernos más eficientes son los más descentralizados y que dan mayor participación a la sociedad civil.

¿Es que en Dajabón vamos a seguir eligiendo a los mismos políticos de siempre?. Una experiencia que viví fue que a nuestro trabajo se nos presentó un aspirante a síndico que antes de sentarse a conversar con nosotros lo primero que hizo fue ofrecernos un puesto en el ayuntamiento cuando él llegue y si le apoyamos. Les confieso que me mordí la lengua para no faltarle al respeto y lo escuché. Pero gracias a ese episodio hemos escrito dos artículos en las dos últimas semanas (el populismo en Dajabón y la Participación política en Dajabón).

Sabemos que esto es un mal estructural, pero, ¿vamos a seguir de brazos cruzados y continuar criticando, ya que vislumbramos lo que se va producir, porque les conocemos?: promesas, visitas a todos los callejones, besos y abrazos y en fin continuar practicando el clientelismo político, la misma demagogia y discursos vacíos.

Estamos lazando estas ideas como un proyectil con la intensión de despertar en el raciocinio de nuestros conciudadanos a través de la educación de los mismos, los valores de la libertad, la independencia de criterios (no de borregos), la conciencia clara y la capacidad de pensar de nuestros votantes. Existe una tendencia casi universal a buscar las respuestas fáciles y las soluciones para salir del paso. Nada molesta más a la gente que tener que pensar. Ya está bueno, hasta las cosas más dulces se vuelven agrias por sus actos. Los lirios más bellos al pudrirse, huelen peor que la mala hierba.

En nuestra opinión deben surgir candidatos que la ciudadanía conozca por su vinculación con las organizaciones de base de la sociedad civil, que muestren una hoja de servicios en beneficio de los grupos organizados y sus comunidades y barrios de nuestros pueblos. Es por ello que propongo apoyar aquel o aquella persona que presente este perfil y que logre concitar el apoyo de equipos de trabajo y de análisis de la realidad (inter y multidisciplinario de las distintas áreas del saber científico; que valore, se entregue y respete la cultura globalizada de los dajaboneros).

Los partidos políticos en cumplimiento de la Ley electoral deben pasar por un proceso de selección interna para presentar a los votantes los candidatos a los diferentes cargos electivos. Ahí es donde se recrudece la lucha interna por ocupar ese lugar en la boleta electoral de cada partido. En vez de producirse un proceso diáfano, transparente y democrático, nos tienen acostumbrados a las más inimaginables diabluras.

Este es el problema fundamental, las artimañas que se hacen para ser seleccionados obviando los métodos democráticos, resultando seleccionados quizás lo peor para legislar para la provincia o para gobernar el municipio. Lo cierto es que en nuestro país los partidos políticos proponen y el pueblo es el que elige; pero se nos cuelan candidatos que no reúnen las competencias o no tienen el perfil para el cargo.

Para este proceso interno que se ha abierto dentro de las organizaciones partidarias, la lucha parece ir produciéndose casi de manera antagónica en algunos casos. No es para menos, ahora serán elegidos por seis años, lo que lleva a participar denigrando en lo personal y familiar las honras de los que sí pudieran realizar un buen desempeño.

Las aspiraciones desmedidas, la carencia en la formación y la falta de capacidad tanto intelectual como la ausencia de un empoderamiento de los valores patrios, morales y cristianos que debe incorporar a su vida cotidiana una persona que quiere ser un servidor público. Esa carencia les ha llevado a creer que todo es permitido en el ejercicio de la actividad política.

Dado el poco desarrollo político que manifiestan los políticos del patio, lo que digo no es nada nuevo ya que el Prof. Juan Bosch  escribió bastante sobre este tema de la pequeña burguesía y su comportamiento en la sociedad dominicana, les ha cegado, por lo que no ven más allá de sus narices y no puede visualizar y elaborar propuestas.

Creemos que se debe fomentar una cultura no autoritaria, democrática y participativa. En los partidos políticos como en la ciudadanía se debe educar para superar  esos hábitos de la cultura autoritaria como son: el machismo, el caudillismo, el individualismo, la manipulación y el clientelismo.

Quien suscribe anhela ver rostros nuevos, ideas nuevas, jóvenes que se abren paso para servir a la sociedad con criterios y con el convencimiento de que a la actividad política se va a participar siempre por el bien común y con dos columnas o pilares como norte: la moral y el trabajo.