Opinión

¿Por qué?

17 Feb 2017 | 0 Reacciones
¿Por qué?

Es una pena que los muertos no hablen. Que no puedan contarnos qué encontraron  del otro lado, o cómo o porqué abandonaron este mundo material plagado de tribulaciones  al que, sin embargo, nos aferramos con desesperación hasta el último hálito de vida. Por eso no podremos saber nunca cómo llegó José Rodríguez, a quien la Policía  señala como el autor del asesinato de  dos locutores en San Pedro de Macorís, a la terrible decisión de arrebatarles la vida de esa manera, un secreto que su “suicidio”, al verse acorralado por agentes de la Policía que lo perseguían, sepultará para siempre en el silencio mas profundo. Por eso hay tantas versiones sobre los posibles motivos que lo llevaron a cometer un hecho tan extremo, que en principio se atribuyó a obra de sicarios.  Pero la versión más socorrida, que hizo pública la misma noche de su “suicido” (perdónenme que insista en las comillas, queridos lectores, pero en  San Pedro de Macorís nadie cree que realmente se mató) el exdiputado César Cedeño señaló que “José Pailita”, como lo apodaban, mató al director de la emisora porque este ya no quería servir de intermediario en la solución  de un problema que tenía con el CEA, donde una supuesta  mafia lo habría estafado con la venta de unos terrenos. Pero si eso es cierto, ¿por qué entonces mató al otro locutor e intentó  asesinar también  a la secretaria de la emisora? ¿Por qué no fue  al CEA, donde  supuestamente lo  engañaron?   Eso no lo sabremos nunca, pues su “suicidio”  cierra el caso de una manera tan abrupta y violenta como lo abrió el asesinato  de los dos locutores, dejando a la sociedad dominicana conmocionada,  sin entender muy bien lo que ocurrió y porqué ocurrió, pero sobre todo con demasiadas  preguntas y ni una sola respuesta.