PUBLICIDAD
Opinión

Patrullas pincha-piscinas

19 Apr 2017 | 0 Reacciones
Patrullas pincha-piscinas

Quien esto escribe quiere saber, si no es mucha molestia, si alguna autoridad competente (Salud Pública, Defensa Civil, Policía Nacional,  Marina de Guerra,  CAASD,   DNI,  Indrhi, etcétera…) prohibió que en Semana Santa se  instalen –como ya es tradición–  piscinas plásticas en las calles, inevitablemente acompañadas de un musicón, mucho romo y cerveza, pues el dominicano no sabe divertirse si no se entera todo el mundo. Mi inquietud no es ociosa, como comprenderá todo el que vea el video en las redes sociales en el que varios miembros  de la Policía agreden a una joven de Cristo Rey que se alborotó  luego de que los  agentes que se presentaron al lugar de manera violenta pincharon las piscinas, y hasta hicieron  disparos al aire,  se llevaban preso a su papá. Algo parecido  ocurrió en el barrio San José y la Mina, en Santiago, donde un coronel de nombre Palavé repartió golpes,  rompió sillas y pinchó las piscinas que  instalaron los vecinos, que presentaron una denuncia   del “atropello” en la Dirección del Comando Regional Cibao Central. Y como la radio también reportó  quejas  de ciudadanos de distintos sectores y barrios del Gran Santo Domingo porque  la Policía les pinchó o les obligó a vaciar  las piscinas que montaron, a la única  conclusión  a la que puede llegarse es que esos agentes  recibieron órdenes superiores. Que la dirección de la Policía lo niegue ahora, tras los abusos cometidos, es otra cosa, como también lo es que para salir del paso repita lo que dice siempre aunque  nadie le crea por falta de pruebas de que cambiará su comportamiento: “no se tolerarán abusos contra ningún ciudadano”. Pero los que ya fueron cometidos ni Dios los quita, y con frecuencia tampoco el sebo de flandes, por lo que solo queda lamentar que la   violencia brutal conque actuaron  las patrullas pincha-piscinas de la Policía  durante la Semana Santa no sirva para algo mas  provechoso: perseguir y apresar a los delincuentes que nos tienen al coger el monte.