PUBLICIDAD
Politica

Nace partido de línea nacionalista en el país

19 Mar 2018 | 0 Reacciones
Nace partido de línea nacionalista en el país

Porfirio de Jesús López Nieto, presidente de la empresa informática Data Crédito, ha anunciado el nacimiento del Partido Nacionalista Dominicano (PND), el ente político que se propone participar en las próximas elecciones nacionales de 2020, con una marcada doctrina de defensa a la Constitución y la soberanía nacional.

López Nieto,  que ha tenido una participación activa en procesos electorales del país, será investido próximamente presidente de esa formación y su candidato a la Presidencia de la República para el venidero evento electoral.

Sus juicios están expuestos en extenso en un manifiesto público que aparece como encarte en la edición de hoy de este diario. En este plantea la postura que mantendrá el PND con respecto al principio de independencia y soberanía, igual que al tema migratorio.

Seguido, criticó “la indelicada, imprudente e irrespetuosa intervención de representantes de organismos internacionales en la elaboración y aplicación de política migratoria en la República Dominicana”, una situación que, a su juicio, constituye “un acto grosero de injerencia que atenta contra la soberanía nacional”.

Agregó que si imprudente e indelicada ha sido la injerencia de esos representantes, “mayor ha sido la imprudencia por parte de los dominicanos encargados de aplicar la política migratoria establecida en nuestras leyes y en la Constitución”.

“Algunos representantes de organismos internacionales”, señaló López Nieto, “se pasean por  oficinas públicas trazando pautas y haciendo sugerencias en torno a qué hacer o no hacer sobre política migratoria, y los encargados de aplicar la política migratoria exhiben una actitud pasiva frente a esa intromisión bochornosa”.

El Plan Nacional de Regularización de extranjeros ilegales constituye el escenario a través del cual se ha llevado a cabo la más sutil acción contra la soberanía y la existencia del Estado dominicano, añadió, precisando seguido que “en ese Plan fueron aprobados alrededor de 260,248 extranjeros, según lo informaron las autoridades gubernamentales dominicanas”.

Sin embargo, expuso, de esa cantidad de extranjeros ilegales solo cumplieron con los requisitos establecidos en el decreto 327-13 alrededor de 7,834 extranjeros y más de 252,414 no cumplieron con las condiciones indispensables para calificar en dicho Plan.

No obstante, afirma, “el Gobierno decidió otorgarle documentos a esa inmensa cantidad de extranjeros ilegales, ignorando las normas migratorias de la República Dominicana y, por vía de consecuencia, extralimitando constitucionalmente sus funciones en materia de política migratoria, suplantando en ese sentido al Congreso de la República”.

Condición de extranjeros
Y advierte de que la profundidad de la situación es mayor si se toma en cuenta que a todos esos extranjeros, a los que se les concedió de manera irregular documentación migratoria, “en los momentos actuales se les pretende otorgar residencias migratorias, lo que equivaldría a darles condición de extranjeros, no en tránsito, con estadía permanente en el territorio nacional, y que por tal condición los hijos de los mismos que nacieren en el territorio de la República serían dominicanos”. 

UN ACTO DE DESPRECIO POR LOS DOMINICANOS 
Porfirio de Jesús López Nieto sostiene que para mutilar, con afilado escarpelo, la soberanía dominicana y sus instituciones, “se implementa todo acto de desprecio por los intereses dominicanos, como es el manejo avieso de los llamados habitantes fronterizos”, que son miles de haitianos radicados del lado haitiano de la frontera a los que se les pretende entregar carné como tales, “contrariando el sentido del numeral 6 del artículo 36 de la Ley de Migración 285-04, para que esos ‘habitantes’ puedan establecerse en cualquier lado del cordón fronterizo”.

Poner fin al Estado
Asegura que todo esto tiene como objetivo “desvanecer la frontera, y así garantizar la fusión de los dos países, el dominicano y el haitiano, y terminar con la existencia del Estado dominicano como sujeto del derecho internacional”.