Tu salud

La depresión, problema de salud mental que crece en el mundo

07 Apr 2017 | 0 Reacciones
La depresión, problema de salud mental que crece en el mundo

SANTO DOMINGO. La Organización Mundial de la Salud asegura que la depresión es la principal causa de problemas de salud y discapacidad en todo el mundo. Según estimaciones, más de 300 millones de personas viven con depresión, un incremento de más del 18% entre 2005 y 2015.

Si es del sexo femenino hay más probabilidades de padecer depresión en algún momento de la vida. Entre los15 y 24 años se incrementa el riesgo de sufrir depresión. Pero a partir de los años 60 surgen nuevas situaciones que podrán provocar la enfermedad mental.

El doctor Ángel Almánzar, director de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, indica que el factor de mayor incidencia en la depresión en los jóvenes es el estilo de vida que se ha impuesto.

“Ha habido un cambio en el mundo. El mundo se volvió de pronto muy consumista. Nos han enseñado que lo que queremos es conseguir las cosas muchas, y muy pronto y las mejores, y ese estilo de vida nos provoca muchas frustraciones que una persona joven posiblemente no sepa manejar”, sostiene Almánzar.

El médico explica el patrón de conducta de los menores de 30 años de la actualidad: “Primero actúa de manera reactiva, pero luego, cuando esas frustraciones continúan se deprime por cuestiones materiales. Quiere tener el último celular, quiere tener el último tenis Jordan, quiere tener una serie de bienes sin ningún esfuerzo”, indica.

En el caso dominicano Almánzar añade los embarazos en adolescentes como una posible causa de depresión en la adolescencia. “Este país es punta en embarazos en adolescentes. Si hay embarazos en adolescentes, es porque desde adolescente tienen una pareja. Esto provoca un sistema que es caldo de cultivo para las frustraciones”, añade.

Hoy es el Día Mundial de la Salud y la OMS ha abierto un capítulo para tratar este tema. El organismo mundial advierte que la falta de apoyo a las personas con trastornos mentales, junto con el miedo al estigma, impide que muchos accedan al tratamiento que necesitan para vivir vidas saludables y productivas.

En el país no existe un registro estadístico que permita determinar la evolución de las atenciones a pacientes por depresión. “Sí sabemos que cuando hay un impacto económico grosero en los países que sí investigan y que sí tienen los datos, aumenta la carga depresiva. En los estudios de España quedó clarísimo que con las grandes crisis económicas españolas se disparó sobre todo en la tercera edad la demanda de servicios en las personas con depresión”, indica el doctor Almánzar.

En las Américas, indica un comunicado de la OMS, cerca de 50 millones de personas vivían con depresión en 2015, alrededor del 5% de la población. “La depresión nos afecta a todos. No discrimina por edad, raza o historia personal. Puede dañar las relaciones, interferir con la capacidad de las personas para ganarse la vida, y reducir su sentido de la autoestima”, señaló la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne. Sin embargo, dijo: “Incluso la depresión más grave se puede superar con un tratamiento adecuado”.

En el caso de las personas de la tercera edad, Almánzar lo atribuye a las circunstancias que acompañan el envejecimiento como el retiro laboral, la partida de los hijos, la muerte de la pareja o de familiares muy cercanos.

“Después de los 60 años te vas a la pensión, si no te preparas, y si no te sabes preparar para después de los 60 años viene el nido vacío. Los hijos se fueron. Muchas veces el sujeto enferma, o pierde su pareja. Son acontecimientos vitales que impactan en la salud mental”, concluye.

Pese a que el sexo femenino tiende a sufrir más de depresión que el masculino, el suicidio es una última medida de la enfermedad mental en la que los hombres tienden a ser más efectivos. De acuerdo con datos de la Policía Nacional, por cada mujer que se suicidó entre los años 2010 a 2016, lo hicieron cinco hombres. Una tendencia que se incrementa según la edad.

Sin embargo, la Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública advierte que los grupos con mayor frecuencia de suicidios entre 2010 a 2016 son los de entre 20 a 29 años (23.86%) y entre los 30 a 39 años (21.87%), grupos en edad productiva.

La OMS llama a los estados a realizar mejores inversiones en el tratamiento de la salud mental de sus ciudadanos.

Un aumento en la inversión también es necesario. En muchos países, no hay, o hay muy poco, apoyo disponible para las personas con trastornos de salud mental. Incluso en los países de ingresos altos, casi el 50% de las personas con depresión no recibe tratamiento. En promedio, sólo el 3% de los presupuestos de salud de los países se invierte en salud mental, varían de menos del 1% en los países de bajos ingresos al 5% en los países de altos ingresos.

La inversión en salud mental beneficia el desarrollo económico. Cada dólar invertido en la ampliación del tratamiento para la depresión y la ansiedad conduce a un retorno de 4 dólares en mejor salud y habilidad para trabajar. El tratamiento por lo general implica una psicoterapia o medicación antidepresiva o una combinación de los dos. Ambos enfoques pueden ser proporcionados por trabajadores de salud no especializados, que sigan un curso corto de capacitación y utilicen la Guía de Intervención de mhGAP de la OMS. Más de 90 países -23 de ellos de las Américas-, de todos los niveles de ingresos, han introducido o ampliado programas que proporcionan tratamiento para la depresión y otros trastornos mentales usando esta guía.