PUBLICIDAD
Tu salud

Las tutorías para superar deficiencias

Las clases tutoriales se toman para reforzar lo que no se termina de asimilar durante el tiempo en que se cursa una asignatura. Cada vez más personas se dejan llevar por este método de estudios que permite una docencia más personaliza

13 Jun 2017 | 0 Reacciones
Las tutorías para superar deficiencias

Las clases tutoriales se toman para reforzar lo que no se termina de asimilar durante el tiempo en que se cursa una asignatura. Cada vez más personas se dejan llevar por este método de estudios que permite una docencia más personalizada.

Por lo regular, son grupos mínimos los que participan de las clases tutoriales. Tanto es así que, a veces hasta una sola persona las puede tomar.

Según expertos, es saludable optar por este tipo de docencia, ya que fortalece el aprendizaje no asimilado en el aula.

La orientadora escolar, Rosa Julia Álvarez; la maestra de idiomas, Claudia Jackson y la profesora de Matemáticas del Liceo Unión Panamericana, María Romano, coinciden en destacar las ventajas de las tutorías.

Explican que luego de tomar este tipo de clases, retoman las docencias con el facilitador de la asignatura correspondiente, con unos conocimientos más frescos y mayores posibilidades de pasar la materia.

Definen las tutorías como el proceso educativo que tiene como propósito enfrentar las dificultades del aprendizaje. 

(Características
Saber relacionarse con diferentes conceptos

La principal tarea de las tutorías es encargarse de aumentar el saber del conocimiento escolar mediante clases o reuniones particulares con las asignaciones de investigaciones y exposiciones semipresenciales para el debate de los contenidos relevantes en una sesión máxima de tres horas semanales con el profesor asignado.

De esas tres horas, una de ellas se dedica a las explicaciones del trabajo sobre algunos temas de la materia, y las otras dos restantes a resoluciones de ejercicios un poco más complejos de los que se hacen normalmente, en los que el sustentante se relaciona con sus diferentes conceptos.

Reforzamiento del aprendizaje
La tecnología ha facilitado el proceso de tutorías, ya que hay asignaciones que pueden seguirse a través del correo electrónico. Sin dudas, esto permite la comunicación entre el alumno y el maestro con la realización de autoevaluaciones, mediante el proceso y chequeo de sus dificultades.

La estudiante egresada de Comunicación Social de la Universidad Católica Santo Domingo, Génesis Mariel Fermín, manifiesta que con las docencias especiales se logra reforzar, pero no lo suficiente como se realiza regularmente. Esto lo atribuye al poco tiempo que se le dedica a cada materia. “Se cursan durante el penúltimo o último cuatrimestre de la licenciatura, ya sea por choque o cierre de asignaturas que no sean prácticas ni de idiomas”, explica la estudiante de término.

Sobre el procedimiento, Fermín informa que, primero se llena la solicitud con la materia que se vaya escoger, luego se realiza el pago y se pauta una fecha determinada para iniciar las clases. Cuando posean todos los requisitos se fijan la cantidad de horas, dependiendo de los créditos y de los cupos estudiantiles.

La profesora de Matemáticas del Liceo Unión Panamericana, María Romano, cuenta que la mayoría de los alumnos asimila las temáticas a corto plazo y más adelante les va mejor en el momento que toman los exámenes semestrales. “Tengo 12 años en las tutorías de esta asignatura y cuando terminamos en el tiempo pautado, me doy cuenta de las deficiencias superadas en cada estudiante cuando cometen cualquier error. De verdad que surte su efecto tomar tutorías cuando se quiere una mayor comprensión de determinadas materias”, dice.

La maestra de idiomas, Claudia Jackson expresa con alegría que: “Mis servicios brindados a domicilio a estudiantes de los colegios son satisfactorios, tanto para ellos como para mí. A veces ni quieren que se termine el período por el buen provecho que le sacamos. Son tres veces a la semana con dos horas de prácticas cada día, durante nueve meses”.

Las entrevistadas destacan que, tanto durante la vida escolar como en la etapa universitaria, las tutorías son ventajosas para el estudiante y para el profesor que imparte la asignatura, pues la situación en el aula es más llevadera.